Televisión y Anuncios

Cada día veo menos la televisión, a pesar de que hay algunos programas o series que me gustan. Los anuncios se me hacen insufribles, siendo a veces eternos. Ha sido un acierto el hacer anuncios de 1 minuto, ya que no interrumpen tanto y evitan que hagamos zapping, aunque lógicamente son más frecuentes.

¿No podrían subir los precios de los anuncios y poner menos?. Las cadenas tienen que ser rentables, y los anuncios son necesarios, pero a veces da la impresión que lo que vemos son anuncios enmascarados con algún programa o serie.

Hay dos programas que me gustan de Tele Cinco que son Cámara Café y Escenas de Matrimonio. Pero que creo que voy a dejar de verlos. No solo nos toman el pelo con los anuncios, sino que además meten 1 escena nueva por 2 o 3 viejas (en Cámara Café lo hicieron la temporada pasada). ¿Los que hemos sido seguidores fieles cómo podemos aguantar esto?

Si todos, conscientemente, dejásemos de ver ciertos programas o ciertas cadenas que hacen un uso abusivo de los anuncios, los índices de audiencia obligarían rápidamente a las cadenas a rectificar aunque lógicamente esto no pasará por no haber ninguna asociación de video-oyentes que sea suficientemente fuerte como para movilizarnos a todos.

Babas de Caracol

Ayer vi un puesto en Nuevos ministerios llamado “Babas de Caracol”. Luego me acordé del anuncio de la TV sobre el efecto reparador en la piel.

Babas de Caracol

Uno de los anuncios lo puedes ver en YouTube: http://www.youtube.com/watch?v=22JvzwRABks&eurl=http%3A%2F%2Fwww%2Enopuedocreer%2Ecom%2Fquelohayaninventado%2F%3Fp%3D806

Ahora viene mi reflexión: suponiendo que realmente funcione, ¿cómo se les ocurre llamar a la empresa “babas de caracol” o anunciarlo como babas de caracol?. No se darán cuenta que la palabra baba tiene unas connotaciones negativas? Cuando pienso en echarme en la cara una crema hecha de babas de caracol me da un poco de aprensión.

Esta empresa tendría que haber promocionado el producto como “esencia de caracol”, “gel de carcol”, “proteínas de caracol”… Es decir mantener la palabra caracol para enganchar el mensaje al poder curativo y usar otra palabra que no tenga sin ninguna connotación negativa. Estoy convencido que haciendo esto sus ventas serían muchísimo mayores.