Motivación intrínseca

Erróneamente a lo que piensa la gente el dinero no motiva, eso sí, siempre y cuando cubra nuestras necesidades. Para que un sistema salarial no perjudique ha de ser justo y equitativo.

Por Justo me refiero a que las recompensas económicas deben ser proporcionales a las aportaciones de cada uno.

Por equitativo me refiero a que no sea muy inferior a los sueldos de puestos similares y de que el sistema de incentivos no premie por igual a la persona con un alto rendimiento que a la persona que tiene un bajo rendimiento.

Donde sí que son eficaces las recompensas económicas es para canalizar ciertos comportamientos y para incentivar que se hagan ciertas cosas.

Por otro lado la motivación debe venir de la propia persona, debe de venir de una motivación intrínseca.

Para ello, según Kenneth W Thomas hay que trabajar en las siguientes 4 motivaciones intrínsecas:

1. Tener sentido el trabajo
a. Visión clara y que entusiasme.
b. Propósitos relevantes en las tareas
c. Tareas completas

2. Poder Elegir
a. Autoridad delegada
b. Confianza en los trabajadores
c. Seguridad en lo que se hace. No castigar errores honestos.
d. Información
e. Propósito claro que sirva de guía.

3. Ser compentente
a. Conocer
b. Reconocer el buen trabajo
c. Poner retos y estándares no elevados
d. NO hacer comparaciones

4. Sentir el progreso
a. Tener hitos
b. Celebrar logros
c. Medir mejoras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha *