“Para ayer”

Hoy como muchas otras veces, me ha pasado con un cliente lo que ocurre demasiado a menudo: “las cosas las quiere para ayer”.

Con este cliente estuve antes de verano estudiando un proyecto, y le dimos una buena solución. Después de verano, hice un seguimiento del proyecto y estaba todo parado. Bueno, después de casi 4 meses con el proyecto muerto, necesita las cosas con mucha urgencia!

Creo que nos programamos muy mal, y al final los que pagamos el pato somos los que estamos al final de la cadena. Si se tiene un proyecto definido y se tiene el pedido, no entiendo por qué no se hacen las debidas previsiones con los tiempos de ejecución de cada parte del proyecto.

Debido a estas urgencias, muchas cosas acaban haciéndose mal, tarde y caro.